ACCIDENTES DE COSTA RICA

Accidentes de Transito y Noticias en carretera de todo Costa Rica y más…

Aviación Civil ha recibido 101 reportes por parte de pilotos cuyos vuelos han sido interferidos con luces láser #SomosACRnet

Apuntar con luces láser los aviones que se encuentran en vuelo es una acción que afecta la seguridad operacional, pues puede generar distracción de los pilotos, visibilidad reducida, molestias, deslumbramientos y hasta mareos en casos muy críticos.

Desde el año 2016 y hasta la fecha, la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), ha recibido un total de 101 reportes por parte de pilotos que han visto sus vuelos apuntados con luces láser, principalmente en horas de la noche.

Del total de casos registrados, 22 operadores aéreos, nacionales y extranjeros, han reportado haberse visto afectados de manera directa con alguna de las molestias anteriormente descritas.

Las autoridades de Aviación Civil hacen un llamado a la ciudadanía a evitar estas prácticas, pues no sólo ponen en riesgo la seguridad aérea, sino que podrían verse expuestos a sanciones establecidas en la Ley.

Por ejemplo, la Ley General de Aviación Civil (Ley 5150), establece en su artículo 300 “ Se impondrá una multa mínima de veinte salarios mínimos, según la gravedad del hecho, a la empresa de servicio aéreo que opere en el país, al personal técnico aeronáutico, o a cualquier persona por infringir esta ley, sus reglamentos o las disposiciones conexas no previstas en los artículos anteriores” .

Además, el Reglamento Aeronáutico Costarricense RAC 19 califica el peligro como “Condición u objeto que entraña la posibilidad de causar un incidente o accidente de aviación o contribuir al mismo”, mientras que las Reglas de Aviación Civil Conjuntas MRAC17 se refieren a la interferencia ilícita como “actos o tentativas destinados a comprometer la seguridad de la aviación civil”.

Finalmente, el Reglamento Aeronáutico Costarricense RAC02 en la sección 02.11 establece la Prohibición de Actos de Interferencia Ilícita contra los miembros de la Tripulación.

“Ninguna persona podrá asaltar, amenazar, intimidar o interferir en la ejecución de los deberes de un miembro de la tripulación, durante el tiempo en que la aeronave sea operada”.